Ir a Contenido
Logo Bogotá para todos

SECRETARÍA DISTRITAL DE GOBIERNO

Alcaldía Mayor de Bogotá D.C.

Usted está aquí

El Distrito le cambia la cara a la carrera Séptima

Viernes, Diciembre 14, 2018

En el corredor se permite la comercialización de productos que no requieran preparación y/o manipulación, como frutas enteras y confitería. Los vendedores también pueden ofrecer flores, sombrillas; prestar el servicio de embellecimiento de calzado y vender lotería.

Esta intervención hace parte del desarrollo de la carrera Séptima. Hace solo una semana se le informó a la ciudadanía sobre la reanudación de la obra de peatonalización.

La Administración Distrital, en cabeza de la Secretaría de Gobierno, inició este viernes la recuperación integral de la carrera Séptima, entre calle 26 y Plaza de Bolívar, con el objetivo de garantizar que todos los ciudadanos puedan disfrutar con tranquilidad del show de Navidad Más cerca de las estrellas, garantizar la seguridad pública e impedir la comercialización de mercancía de dudosa procedencia.

“Hoy iniciamos una estrategia para recuperar y fortalecer la Séptima. La finalidad es organizarla para los ciudadanos y fortalecer el comercio en este sector tan importante. Tenemos un protocolo donde los vendedores informales podrán, a través de ofertas del Ipes, trabajar actividades económicas específicas que no atenten contra la salud pública”, explicó el secretario de Gobierno, Juan Miguel Durán.

Para que esto sea posible, el Distrito organiza las ventas informales que hay en esta zona de la ciudad y prohíbe algunos comportamientos que se venían desarrollando en el corredor vial.

A partir de ahora, se podrán seguir comercializando productos que no requieran preparación y/o manipulación, como frutas enteras y confitería. Los vendedores también podrán ofrecer flores, sombrillas, como lo han hecho hasta ahora; prestar el servicio de embellecimiento de calzado y vender lotería. 

“No solamente se trata de ordenar y limpiar sino también sensibilizar a aquellos vendedores, no solo informales, también formales, que se extienden en sus comercios en el espacio público obstaculizando el paso de los peatones y además contaminan visualmente el espacio público. También se van a revisar los niveles de ruido”, agregó Nadime Yaver, directora del Departamento Administrativo de la Defensoría del Espacio Público (Dadep).  

No obstante, no se permitirá la venta de alimentos preparados (incluyendo jugos) y artículos de dudosa procedencia (contrabando, cachivaches, piratería). Tampoco se podrán usar cilindros de gas o parrillas ni comercializar con libros y ropa.

Esta es una intervención integral, que va de la mano con la reactivación de la obra de peatonalización, anunciada por el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), el pasado 3 de diciembre.  Estará a cargo el Consorcio Santa Catalina, a partir de enero del próximo año, y su objetivo es alcanzar 1,4 kilómetros de extensión.

Trabajo en conjunto

Previo al operativo de recuperación integral de la Séptima, el Instituto para la Economía Social (Ipes) caracterizó a un total de 1.148 vendedores informales, durante 13 jornadas.

A partir de hoy, los vendedores podrán acceder a los 95 módulos de mobiliario semiestacionarios con los que ya cuenta la ciudad, en los que podrán distribuir sus productos de manera más ordenada y segura.

“Invitar a la ciudadanía a que apoye a estos vendedores informales que le apuntan a la sostenibilidad de la ciudad. Lo importante es que en esta época de Navidad, todos los bogotanos y las bogotanas puedan caminar con sus hijos y disfrutar de las luces, con una ciudad más organizada, más sostenible y también con atención a población vulnerable”, resaltó Gladys Valero, directora del Ipes.

Cabe resaltar que las personas que por ahora no recibirán estos módulos y que comercializan con productos permitidos, como aguacates, flores o confitería, podrán seguir haciéndolo en la carrera Séptima sin inconvenientes. 

Desde agosto, la Administración viene adelantando un proceso de sensibilización con los vendedores. Más de 6.200 personas han recibido información sobre el uso del espacio público (2.102 en la Candelaria y 4.175 en Santa Fe) y se han impuesto más de 1.500 órdenes de comparendo por su uso indebido.

Esta intervención hace parte de un trabajo interinstitucional en el que participan las secretarías de Gobierno, Seguridad, Convivencia y Justicia, Social, Salud, Movilidad, Cultura y Ambiente; Departamento Administrativo de la Defensoría del Espacio Público (Dadep), el Instituto para la Economía Social (Ipes), alcaldías de Santa Fe y La Candelaria, Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (Uaesp), Migración Colombia, entre otras, bajo el acompañamiento de la Policía Metropolitana de Bogotá y la Personería Distrital.