Ir a Contenido
Logo Bogotá para todos

SECRETARÍA DISTRITAL DE GOBIERNO

Alcaldía Mayor de Bogotá D.C.

Usted está aquí

Código de Policía y Convivencia pone en cintura a ciudadanos que construyan sin licencia

Martes, Agosto 1, 2017
Código de Policía y Convivencia pone en cintura a ciudadanos que construyan sin licencia
  •  Al afectar la integridad urbanística, la norma les da herramientas a los inspectores de policía para suspender una construcción.

  • El Código contempla 24 comportamientos alrededor del tema, que no deben realizarse.

En el marco de la nueva fase de implementación del Código de Policía y Convivencia, que comenzó este martes con el cobro de multas, la Secretaría Distrital de Gobierno, con el apoyo de Camacol Bogotá y Cundinamarca, llevaron a cabo este martes el foro 'Control urbano de cara al nuevo Código de Policía'. 

En el encuentro, inspectores de policía y alcaldes locales se dieron cita para continuar capacitándose acerca de los cambios que trae la normatividad. Por ejemplo, la norma señala que quienes parcelen, demuelan o construyan en áreas protegidas, en bienes de uso público o en terrenos aptos pero sin licencia podrán recibir una multa especial por metro cuadrado deconstrucción o área afectada, que varía de acuerdo con el estrato.  

“Es un foro para fortalecer las competencias en control urbano de las inspecciones de policía y de las alcaldías locales;  la oportunidad para complementar todo el proceso de planeación de la ciudad. De nada sirve planear la ciudad si no tenemos la capacidad de controlar su crecimiento. En este caso, tenemos que fortalecer el control a la construcción formal pero sobre todo a la informal. El control urbano es bienestar para los ciudadanos, en calidad de vida es la mejor oportunidad para controlar el patrimonio ambiental de la ciudad”, señaló el secretario distrital de Gobierno, Miguel Uribe Turbay.

Las  multas alcanzan los 25 salarios mínimos legales mensuales vigentes (smlmv), en el caso de los estratos 5 y 6; hasta 20 smlmv, para el caso de los estratos 3 y 4; y hasta 12 smlmv, para estratos 1 y 2. Para casos relacionados con urbanismo, el inspector de policía recibe el informe por parte del personal uniformado para adelantar el proceso que tenga lugar.

En total, el Código de Policía y Convivencia contempla 24 comportamientos contrarios a la integridad urbanística. Entre ellos, demoler e intervenir en áreas protegidas y en bienes de uso público y darle un uso diferente al señalado en la licencia de construcción a un inmueble.

Iván Casas, subsecretario para la Gestión Local de la Secretaría Distrital de Gobierno, explicó que “el acceso a la vivienda digna y el fortalecimiento de las autoridades de control hacen imperioso aunar esfuerzos entre el sector público y el sector privado para buscar espacios en los cuales se planteen políticas, alternativas y herramientas que permitan una mayor efectividad del control urbano, reducir la informalidad de la construcción de ciudades, mantener un mejor expediente urbano con información actualizada y veraz de la manera como se aprueban las construcciones y recuperar los recursos que la falta de licenciamiento le hace perder al Estado”

Los lineamientos generales para un control urbano eficiente; las infracciones urbanísticas a la luz del nuevo Código de Policía (tipos de licencias, por ejemplo); y lo relacionado con desarrollo informal, monitoreo y control urbano fueron algunos de los temas que se abordaron durante el encuentro.

Mejorar la convivencia, razón para acatar el Código

Este martes las autoridades de policía comenzaron la etapa de imposición de comparendos a los ciudadanos que incurran en comportamientos contrarios a la convivencia, con los que se afecta la tranquilidad de otras personas. 

Ahora los bogotanos podrán ser multados por 98.000, 197.000, 393.000 o 787.000 pesos, según el tipo de falta que cometan. 

Sin embargo, la Administración Distrital y la Policía han sido enfáticas en señalar que los ciudadanos no deben cumplir la norma por las consecuencias económicas a las que conlleva no hacerlo, sino porque acatar cada uno de sus artículos contribuye en la construcción de una mejor ciudad, enmarcada en la autorregulación y el respeto.